STECHOME ✔️ Tecnología para la eficiencia energética

Conclusiones acerca de los resultados de la Encuesta del Día Mundial Del Ahorro Energético

El jueves de la semana pasada celebrábamos el Día Mundial del Ahorro Energético. Una de las acciones que quisimos llevar a cabo fue invitaros a participar en una encuesta cuyas preguntas determinaban cuestiones tan cruciales como la forma en la que consumimos energía y si realizamos un uso realmente eficiente de ella logrando así ahorrar (tanto si somos una empresa como un hogar).

Los resultados no han sido demasiado alentadores. Por ejemplo, y a juzgar por los datos extraídos, casi un 42% de los encuestados ignora la cantidad de energía térmica que consume ni ha realizado alguna acción para reducir su demanda energética.

Por otro lado, y con un resultado abrumador, casi un 92% de los encuestados afirma que, tener la posibilidad de conocer en tiempo real su consumo, le podría ayudar a ahorrar. Pero sin embargo, y enlazado con esto, un 50% cree que pese a sí ser capaz de hacer un uso más “eficiente” de la energía reduciendo así la factura energética de su hogar o empresa, necesitaría hacer inversiones para ello.

En los hogares hay disparidad de opiniones respecto a qué consume más energía: la duda se halla entre la nevera y la cocina, por encima de la calefacción. Por otro lado, los empresarios tienen claro que en sus sedes, lo que más consume es la calefacción, por encima de la climatización u ordenadores/servidores.

Como comentábamos, en el entorno empresarial, casi un 54% de los encuestados ha optado por implantar algún tipo de solución de reducción de consumo en los últimos 6 meses, frente a casi un 25% que afirma no haber realizado ninguna acción para reducir el consumo energético de sus instalaciones. 

Pero esto va más allá del precio de la factura eléctrica. Para el empresario, la competitividad está siempre en el punto de mira, y es importante saber que inevitablemente, ésta va a pasar por la reducción del consumo y la apuesta por las energías renovables.

A modo de conclusión y a juzgar por los resultados de la encuesta, podemos decir que lamentablemente, no hay demasiado conocimiento del consumo energético real que llevamos a cabo, tanto en hogares como en empresas, ni del coste que esto nos supone. 

Existen soluciones para resolver estas situaciones, y pasan necesariamente por estar informado: conocer los datos de consumo para poder después evaluar, gestionar y solucionar nuestra situación, buscando ser eficientes y por ende, reducir nuestra factura energética. 

Si no sabemos cómo o cuánto gastamos, y con ello estamos haciendo un uso inadecuado de la energía y por tanto de nuestro dinero, será imposible ponerle remedio.